Dejando huella en Aetérnum: Casas para jugadores


Las casas para jugadores son una nueva y emocionante incorporación a New World. Esta característica tan solicitada ofrecerá a los jugadores la oportunidad de adquirir y personalizar casas por toda Aetérnum. Queremos que los jugadores tengan una sensación de arraigo a este mundo, y que disfruten de la seguridad y la estabilidad que ofrece adquirir un hogar en este lugar tan impredecible y lleno de amenazas.

Adquisición de casas para principiantes

Todos los asentamientos de Aetérnum cuentan con una variedad de casas disponibles para su compra. Aunque varios jugadores pueden comprar una vivienda en la misma ubicación física, solo podrán ver su propiedad y adornos salvo que visiten la casa de otro jugador. Si queréis pasar una agradable velada en vuestro hogar junto a vuestros invitados, las casas permiten el acceso de un grupo de cinco jugadores. Para que otra persona pueda visitar vuestra casa, deberéis formar un grupo con ella.

Y para poder adquirir una vivienda, primero tendréis que aumentar vuestro prestigio dentro del territorio de ese asentamiento. Si buscáis mejorar vuestro prestigio en el territorio donde queráis vivir, es importante participar en las actividades diarias del mismo, como matar criaturas, completar misiones de facción, trabajar en proyectos urbanos y fabricar objetos. Cuando hayáis conseguido el prestigio suficiente y vuestro personaje haya alcanzado el nivel 20, podréis desbloquear la habilidad de comprar casas en ese asentamiento. ¡Y también podréis adquirir más de una casa! Podréis haceros con una segunda vivienda siempre que cumpláis los requisitos de adquisición en un territorio y no hayáis superado el límite de casas en propiedad.


Variedad de casas

Las casas difieren en tamaño, características y precio. Algunas casas gozan de vistas a pleno centro de la ciudad, mientras que otras disponen de balcones desde los que contemplar las murallas del asentamiento. Algunas cuentan con zonas exteriores que se pueden decorar, mientras que otras solo tienen un porche delantero o trasero. En cada asentamiento encontraréis todo tipo de ubicaciones y estilos entre los que elegir. Los propios asentamientos presentan una estética diferente con casas de diseños y planos específicos de ese asentamiento.

Personalizar vuestra casa

Después de comprar una casa, tendréis vía libre para personalizar vuestro hogar. Hemos añadido cientos de objetos para que decoréis vuestras viviendas como queráis. Aquí encontraréis desde mesas y sillas, hasta plantas de jardín decorativas y enredaderas que os permitirán diseñar una casa que refleje vuestros gustos. Además, podréis comprar el mobiliario y los adornos que fabriquen los jugadores, mientras que otros objetos estarán esperando a que los descubráis mientras recorréis el mundo. Hasta podréis encontrar mascotas para llevar a casa durante vuestras aventuras en Aetérnum.


Mantenimiento de las casas

Una vez os hayáis hecho con vuestra vivienda, deberéis abonar un pequeño impuesto de propiedad para mantenerla. Este impuesto se paga a la compañía que controle el asentamiento. No pagar este importe no hará que perdáis la casa, pero sí dejaréis de poder usar mecánicas como regresar a casa o las mejoras de los trofeos. Además, aunque podréis seguir visitando vuestras casas decoradas si no pagáis el impuesto, perderéis la posibilidad de reorganizar las decoraciones y no podréis enseñar vuestro hogar a otros jugadores (lo explicaremos en más profundidad a continuación).

Recompensas por adquirir una casa

Cuando tengáis una casa en propiedad, podréis usarla como punto de retorno. Aetérnum es un territorio extenso y peligroso, por lo que es muy importante tener la capacidad de volver a casa tras recorrer grandes distancias. Además de la función de regreso, también podréis crear poderosos adornos mágicos que otorgarán mejoras a vuestro personaje al exhibirlos en vuestro hogar. Estos trofeos pueden hacer cosas como daros ventaja en los combates contra tipos concretos de enemigos o mejorar vuestras capacidades de fabricación. Sin embargo, cada casa solo puede tener una determinada cantidad de trofeos en exposición a la vez, por lo que tendréis que valorar qué ventajas preferís para vuestras aventuras.

También disfrutaréis de beneficios sociales. Cuando atraveséis un asentamiento, podréis ver las casas de otros jugadores y sus decoraciones. Para determinar qué casas verán los jugadores de forma predeterminada, se produce una competición entre bambalinas. Si decoráis vuestros hogares con pericia y conseguís muchísimo prestigio dentro de un territorio, todo aquel que llegue a un asentamiento y que no tenga la misma vivienda que vosotros podrá ver vuestra casa. También podréis ver vuestra clasificación con respecto a otros jugadores que tengan la misma casa en el menú de alojamiento, de forma que sepáis con quién os enfrentáis.


Construir una comunidad

Cuando un jugador encuentra el lugar ideal para vivir en un asentamiento, también se está uniendo a una comunidad de aliados, hábiles artesanos, compañeros de aventuras e incluso adversarios. Los jugadores pueden invertir tiempo, dinero y esfuerzo en convertir su casa de Aetérnum en un auténtico hogar, con muebles, adornos, mascotas y trofeos que les otorguen bonificaciones para sus aventuras o sus habilidades comerciales favoritas. Esperamos que las casas de nuestros jugadores se conviertan en lugares especiales para ellos, no solo como un lugar familiar al que volver después de una emocionante aventura, sino también como un sitio donde compartir con amigos y fanfarronear frente a los demás.